12 nov. 2010

Amanecer

Por momentos, miles de mariposas enarbolan mi cuerpo, dejando que solo sienta el silencio en sus aleteos.  Pero por otros, una brisa muy fuerte amenaza mi equilibrio y creo saber que caeré pronto.


Sería más simple si nada de todo lo que a mi alrededor sucede, me sensibilizara tanto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias...