30 nov. 2010

Impotencia...

Cuan impotente se siente uno ante todo aquello que no puede cambiar, y como duele arrepentirte cuando ya no queda nada por hacer. Como me molesta tener que entender que las personas varían y tener que mantenerme equilibrada porque absolutamente nadie se detiene a pensar en entenderme a mí.
Es tan decepcionante escuchar que dicen cosas falsas sobre tu persona y no poder reaccionar, que hace que te frustres y sientas que no servís para defender tu personalidad, que es lo que más te gusta de tu pequeño existir.
Realmente me cuesta mucho el simple hecho de perdonar, y lo asumo.  Pero no me refiero a perdonar cosas como las de mi papá, sino a otro tipo de cosas, y por más que lo intento y me esfuerzo no puedo. Es que siempre soy tan sensible, solidaria, comprensiva y tengo la predisposición de ayudarlos a todos, que cuando alguien me hace alguna bajeza o me regresa humillación y maldad verdaderamente me duele y lo encuentro injusto...demasiado injusto...
Ver que él llora delante mío y no poder contenerlo es algo que me destroza, que me deprime y que me hace sentir inservible en comparación con todo lo que hace por mí. Ver que se arrepiente de todo aquello que le dije que no haga me derrumba y hace que me sienta culpable por no haber insistido más. Y me duele.
Hace que me sienta triste...muy triste...

Aunque tenemos la certeza de querernos. Sabemos que nos amamos de verdad y eso, en algún momento, nos dará libertad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias...