5 dic. 2010

Por triplicado

La sensación es recurrente. El espacio se vacía sin remedio y nadie siente como me derivo. Las ráfagas dejan de lamentar mi presencia y los segundos se alejan del reloj.
Mi cuenta regresiva dejó de ser un secreto, y ya no me molesta. Puedo quitarme la planificación metálica de mis miedos pero no puedo alejarme de vos.
Si hubiera sido menos directa quizás, pero no, porque de ese modo no hubiera sido yo. Como hacerte sentir la vida si quien moría, era, y siempre fui yo. De que manera ejemplificarte el silencio si nunca dominé mi voz, o en que medida acercarme a tu cuerpo si lo siento conmigo.
El vacío es una calumnia, una condena, una venda, una decisión.
La soledad, en cambio, es una dulce nota que se repite a si misma y que me engaña, me embelesa y juega conmigo...

Haciendo que crea que volviste...
que sos vos...

1 comentario:

  1. La soledad es un arma de doble filo. No coincido con que el vacío sea una decisión, me parece que es algo que no se maneja, que te invade sin permiso, que te cuesta identificarlo pero te afecta en todo. Pero esto es lo que me parece a mi.

    ResponderEliminar

Gracias...