3 dic. 2010

Y la liberación de los sentidos?

Nunca me había detenido a pensar en la libertad, no había reparado en lo que significa y muchísimo menos en la importancia que tiene.
Hoy, me duele estar encerrada, me aniquila la imposibilidad de ser yo misma y me frustra la inquietante sensación de anulación que siento.
Siempre había tenido tiempo para pensar en todo, para buscar causas y encontrar consecuencias. Siempre me di el lugar necesario para expandir mis pensamientos y sentirme satisfecha de manera suficiente.
Hoy la injusticia me persigue, crece, se reformula a si misma y cae sobre mi existencia con todo el peso de sus definiciones.
La mayoría de las veces me reservaba solo aquello que sabía podía herir o lastimar a alguna otra persona y callaba.
Hoy, simple e impotentemente debo callármelo todo...


Duele ahogarse en uno mismo, más, que en el más oscuro de los abismos.


 Fragmento de lo que escribo en mi cuaderno.
Fecha: 01 de Diciembre
Hora: 13:26

1 comentario:

  1. El dolor radica en esa misma impotencia, creo que es bastante hondo y es el mismo abismo oscuro. Me deja un poco de intriga la "injusticia" de la que casi no hacés referencia, quiero decir, entiendo que es la falta de libertad pero no entiendo a qué se debe.

    ResponderEliminar

Gracias...