6 sept. 2011

Complejidad cotidiana

Tiempo de obsequiarme una mentira, tiempo de describirme de formas distintas pero terminarlo siempre en la misma frase. Lugar para quererte, para mirarte, para mentirte y para recordarte como lo fuiste antes, siempre que necesitaba que me dijeras algo.
Todo para vos es nada si yo no lo digo, y todo para mi es menos si no nace en tus labios. Y así vivimos.
Piel que grita cuando estamos peleados, y manos que arañan ganas cuando rozamos nuestras espaldas durante mucho tiempo.Y así dormimos. Noches interminables limitándonos.
Percibiendo el respirar que nos robamos, esperando para ver quien se da vuelta primero. Quien mira, quien busca, quien espera y quien pide perdón con las manos.
Letras que se pierden en pensamientos y dolores que sentimos estando lejos, sudor que se impregna en el miedo y odio cuando me decís que me vaya. Ironía cuando te escribo enojada y sonrisas que se burlan de nuestras discusiones absurdas.


mi llanto y tus ojos.
mi dolor y tu boca
mi bronca y tu burla
mi cuerpo y tus manos

3 comentarios:

  1. Tiempo de obsequiarte una mentira? Yo a eso le digo fantasear.

    ResponderEliminar
  2. Alguna vez amé así... con pasión y dolor al mismo tiempo, todo conjugado que no alcanzas a entender cuando empieza una cosa y termina la otra...

    ResponderEliminar
  3. Que intenso resulta leerte, me encanta.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias...