10 nov. 2011

Puro

Sentirte nunca fue un propósito en mi vida, jamás pensé en la más mínima posibilidad de hacerlo, así como tampoco imaginé que fueras atolondradamente capaz de aparecerte en mi casa y golpear mi puerta. Pero un día todo se fichó como posible, y entonces no hubo más pensamiento que el compartido.
Me gusta tu práctico estilo de vida, una sonrisa entre viajes, una caricia en la cocina, un guiño desde la puerta y todos los besos pícaros. Me gusta tu ayer del cual no formé parte, tu hoy del que me siento reina, y tu mañana en el que, posiblemente, llegue a convertirme en madre. Me gustan tus mensajes a cualquier hora, tu escritura desastre, tus abrazos de oso, tus roces de siempre, tu humanidad cálida, tu brillo innato, y todo lo que me enseñaste.
Palpitarte es ahora, la sensación más bella que clarifica mi alma, la sinceridad que se dilata cuando estás cerca de mi hombro y la sonrisa en mis labios que se dibuja sola, cuando se acerca la hora de volver a verte.



3 comentarios:

  1. El amor el amor! Cuanta primavera en el aire.

    ResponderEliminar
  2. y como algo inesperado, llegaron el tiempo, las ganas y la inspiración para que un día como hoy yo vuelva a escribir! jajaja, parece que el mundo se puso de acuerdo. Como siempre tu blog está genial y lo que escribís tambien. :)

    ResponderEliminar

Gracias...