31 ene. 2012

Dúo

Como si las sonrisas fueran suficientes y el universo en si mismo hablara por ellos, fueron creando su propio idioma. Determinaron que las vocales les eran graciosas y que los verbos les sabían a miedo, pero solo en ocasiones, puesto que en otras eran lo más significativo que tenían.
Poseían dolor acumulado en las cuerdas vocales, ardor que mataba sus ilusiones, mientras que, del mismo modo estaban llenos de esperanzas y volaban aferradas a ellas casi en todo momento. Rozaban sus manos en cualquier instante y de noche, cuando solo quedaban ellos, daban libertad incondicional a todos sus sueños.
Se lo preguntaban todo, a cada minuto y en todos los rincones del tiempo, dudaban sobre si era necesario, malo, mediocre o bueno. Pensaban y pensaban hasta embarrarse siempre en el mismo silencio. Veían el brillo de las lágrimas uno en los ojos del otro y ambos, irremediablemente se emocionaban aún más al comprender que siempre, pase lo que pase, seguirían siendo su propio reflejo.

4 comentarios:

  1. el espejo nos devuelve nuestra mas pura imagen..

    ResponderEliminar
  2. Somos en definitiva nuestro mejor reflejo.. el interior no miente.. y no podemos mentirnos a nosotros mismos. Creo que en esta vida todo es transitorio... solo nos quedamos con los momentos que vivimos y el amor que somos capaces de entregar.... y bueno... loss sueños... los sueños no se abandonan. Un fuerte abrazo.
    Nati.

    ResponderEliminar
  3. Me transporto a la misma emoción del "propio reflejo".

    ResponderEliminar
  4. Qe bonitoo textoo! <3 mee encantoo!
    Ese "propio reflejo" nos muestra como somos verdaderamente.
    Y no lo qe aveces los demas puedan ver lo qe no es.

    ResponderEliminar

Gracias...