19 feb. 2015

Porque se puede

Se termina algo que aunque fue bueno necesita un cambio, una forma de decir que el tiempo es cíclico y que las cosas, aún las inamovibles, en su forma también cambian. Es momento de intentar lo que estuvo relegado durante años, esperando que la experiencia me diera el entendimiento y la fuerza  necesarios para entender que era hora de llevarlo a cabo. No después, ni tampoco antes.
Ahora porque me siento capaz de todo, entera para enfrentar los resultados y tranquila para aceptar las consecuencias. Ahora porque sencillamente el mundo, y también mi vida, finalmente se encontraron y me permitieron alinear la concresion de mis deseos.
Ahora porque así lo siento. Y punto.
Es mi momento.
No mas explicación que esa.

4 comentarios:

  1. y solo uno mismo sabe cuando es el momento de cambiar , de empezar o de darle vuelta a la hoja, sea lo q sea mucha suerte.

    ResponderEliminar
  2. Tal y como sentía al escribir mi post de ayer.. a veces nada cambia pero cambiamos nosotros y entonces.. entonces todo cambia.
    Suerte en tu nueva etapa
    un abrazo de luz

    ResponderEliminar
  3. se terminó algo que fue... todo.

    Imágenes. Imágenes que van quedando en uno como fotografías lejanas, antiguas. Dejando una colección de recuerdos. Paisajes. Momentos. Miradas. Como una vieja foto que se recuerda con una leve sonrisa nostálgica con dejos de resignación en muchos casos.

    Te veo. Imágenes. Como las de una vieja cinta de video. Subiendo las escaleras. Bailando en el pasillo. Te veo en cámara lenta. Tu pelo danza en el aire dejando esa estela que me hace perder la noción del tiempo. Tu vestido es el compañero de baile en esta escena. Es parte de tu cuerpo que deja una huella en mi mente.

    Ayer te soñé, en un paseo nocturno a las orillas del río. Las luces de los edificios dibujaban trazos multicolores en el agua, tranquila, y yo te soñé, despierto, mientras sacaba mi cuaderno de anotaciones y te empecé a escribir esta carta. Tal vez para decirte lo mucho que me atraes. Tal vez sea la única manera de confesarte todo esto. Tu mirada me es lejana, te siento ajena. Pero te sueño tan mía, mientras la brisa otoñal me acaricia el rostro y me invita a cerrar los ojos, y de esta manera seguir escribiendo sobre mi cuaderno, para luego abrirlos nuevamente y seguir mirando el reflejo de la ciudad en el río, sin dejar de escribirte.

    Te veo, en otras vidas pasadas, bailando para mí, en blanco y negro. Y alzo mi mano queriendo tocarte, alcanzarte. No llego, estoy lejos. Estás lejos. Te veo mirar hacia la nada, concentrada en tu baile, en tu andar, en tu silueta que tantas noches imaginé amanecer una y mil veces entre las sábanas perfectamente acomodadas de mi habitación. Te desvaneces. Y yo me desintegro.

    Río. Luces de colores. Imágenes en blanco y negro. Una vieja cinta de video. Y tu mirada, adornada con tu pelo en cámara lenta. Con un vestido que acompaña el baile.
    Y mi cuaderno de anotaciones tirado en el piso. Mientras termino mi relato escrito en el aire, en mi cabeza, como una de las tantas imágenes que van quedando en este viaje que me deja una leve sonrisa nostágica, con dejos de resignación. Nunca me animé a decirte que me encantás, que me fascina tu cuerpo de mujer, o escuchar tu voz, imaginármela susurrada en mi oído antes de poder dormirme, mezclada con la brisa otoñal que tanto me gusta. Y tu mirada… tu mirada que me deja sin barreras, sin defensa, que me deja entregado, solo, con una sola lágrima que recorre mi mejilla, mientras estoy en el sillón, donde apenas puedo abrir la boca para decir una vez tu nombre, mirando en la televisión una vieja cinta de video en la que estás subiendo por las escaleras, en cámara lenta.

    Y así esperaré hasta otra vida, para darte personalmente esta carta. O tal vez solamente me anime a mirarte a los ojos y rogar que se cierren para que me beses. Sin palabras. Sin más palabras que tus labios en los míos. Así como roza mis labios la lágrima que termina de descender por mi mejilla, lamentando tu partida, lamentando que ese accidente te haya quitado la vida. Y lamentando nunca haberme animado a decirte que te quiero.

    / I'll remember you when the west wind moves /
    / Upon the fields of barley /
    / I'll forget the sun in his jealous sky /
    / As we walk in the fields of gold /

    -Ménage

    https://www.youtube.com/watch?v=Dhwqxfipqdc

    ResponderEliminar
  4. Que así sea. El momento de empezar nuevos momentos, de buscar y realizar algunos deseos que necesitan explorarse. Y que todo sea bien.
    Un beso fuerte

    ResponderEliminar

Gracias...