30 ago. 2011

Sensibilidad

Me gusta escribir en un fondo blanco, no me acostumbro, pero trato de hacerlo casi todos los días. Quisiera saber porque me atrae más el negro  y quizás después también entenderme un poco más a mi misma. Estaría bueno jugar a ser otra, pensar de diferente manera y no sentirlo todo de ésta forma tan profunda y tan mía. Dejar de sentir siempre más allá de lo que otros imaginan o mínimamente perciben.
Debería estar muy muy contenta y en lugar de eso me siento algo sola y vacía, y tan culpable de pensarlo como de saber que realmente es así.  Nunca espero nada por lo que doy, ni por lo que hago, pero sinceramente debe ser muy bello recibir algo en respuesta. Y no creo ser mala por creerme merecedora de ello.

Me duele tanto la indiferencia, como la diferencia que hay entre quienes solo deberían ser vistos y tratados como iguales.
Perdoname.
Sé que para vos debe ser un momento más que especial.
Pero yo no siento nada.

4 comentarios:

  1. Yo pase del amarillo al negro, del negro al blanco y del blanco de nuevo al negro… pero sigo siendo la misma quien escribe, con sus pesares y alegría.
    Que mas, escribe eso es lo importante.

    Me alegra después de tanto tiempo leerte.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Yo también acostumbraba a escribir en un fondo negro... luego, cuando todo cambié, decidé empezar a escribir en un fondo blanco.. cuesta, si, mucho... pero es en el fondo irse acostumbrando a pasar de un estado a otro... bueno, algo dramático el cambio... pero pensemos que todos los cambios son buenos, o es mejor pensarlo asi cuando ya que hay nada más que hacer... Saludos.

    ResponderEliminar
  3. la cursiva me dejó valdado... cuanto hay en esas frases. grande!

    ResponderEliminar
  4. Duro, cruel, desgarrador, pero verdadero para quien lo vivió, o vive.

    ResponderEliminar

Gracias...