19 sept. 2011

Virtualidad relevante

Sin buscar nada encontrás alguien que te entiende. Que espera lo mismo que vos, que siente que la vida es más que perder el tiempo entre incoherencias, que calcula el amor de la misma forma que tu cuerpo lo hace, (directamente proporcional a la belleza que no proviene precisamente de una primera mirada), y que, por sobre todas las cosas sabe que la amistad tiene un significado supremo, el cual jamás olvidaría.
Notás que las palabras que usa para describir sus estados de ánimo bien podrían ser también las tuyas, lo cual te sorprende. Te enseñaron que en el  mundo real hay solo una forma posible de definirse, y es justamente a través de la particularidad que cada quien tiene para expresarce, y ahora, casualmente descubrís que eso no es cierto.
Escucha la misma música que vos, le duele de la misma forma el hecho de saberse solo y escondido. Tiembla de noche cuando no duerme, y escribe a cada momento del día. Sueña con un mañana diferente, y sabe, aunque le duela hacerlo, que mediante el pasado que le tocó, es que hoy se encuentra vivo.
Entonces querés acercarte, hablarle, tocarlo, acariciar su mano y decirle que te identificás con su perspectiva del mundo, que sufrís sus mismos dolores, que te atemoriza el mismo sueño, y que te encantaría tomar un café para hablar de tantas cosas...
Pero entendes que es imposible, que nunca sucederá nada de eso y cerrás los ojos para intentar borrarlo de tu mente. Haces tanta fuerza como tus ojos te lo permiten. Las pestañas lastiman tus pómulos en el intento y apretás fuertemente los dientes. Se te cierran los oídos. Se te derrumba el mundo. Se te rompe el cielo en tantos pedazos como alternativas imposibles y caés en la realidad de un golpe.
Escribe en un blog. Ese es el punto.
Todas las personas con quienes compartís cada cosa que sentís en este momento y en tantos otros, escriben en un blog. Igual que vos lo haces en el tuyo. Y te mortifica saberlo. Te martiriza el hecho  de comprender que nunca, en otro espacio ni en otro tiempo, podrás encontrar personas que puedan ayudarte tanto en tu vida.
Y no te cansás de repetir lo mucho que te duele. No te molesta el hecho de reconocerte débil ante quien pudiera estar leyéndote y entonces hacés lo último que te queda. Lo que no querías, pero por más que intentás disimularlo, tu sinceridad no te lo permite. Ni te lo permitiría nunca.
Llorás.
Descargás en lágrimas, lo que el papel ya no tolera. Derramás en gotas cristalinas lo que las apariencias ya no pueden, al mismo tiempo que con las manos sobre tu cuello te preguntás hasta cuando tendrás que vivir de esta manera.
Y deseas con todo el ímpetu de tu alma, que alguien se detenga y te lea. Te sienta, te perciba, te acompañe y finalmente te diga...
Como es que quienes me rodean en el mundo convencional, no pueden conocerme como realmente soy, ni considerarme uno más de ellos?
Y como es que, en el nombre de Dios, una persona puede llegar a estar tan sola?

5 comentarios:

  1. a veces me pasa. Soy muy diferente a vos, no puedo evitar leer y escupir palabras de animo. Si te hace falta algo, sali a buscarlo. Si no existe, entonces lo inventas.

    ResponderEliminar
  2. Agradezco enormemente que te hayas detenido a leer lo que escribí, enserio.
    Se que, por estos días hay muy poca gente que realmente lee lo que escribimos, (más, cuando es algo extenso), y, por lo que estuve viendo en tu blog, también te pasa.
    Así que gracias de nuevo.

    Que siempre tengas la necesidad y la capacidad de escupir palabras de aliento es glorioso y francamente te envidio.

    Lo que no se si es bueno, es esa alternativa que me das, eso de que si no existe lo que necesito, lo invente.
    Te parece que me haría bien inventarme a alguien que realmente me entienda y este conmigo en cada acontecimiento de mi vida?

    ResponderEliminar
  3. Piel de gallina nena... intenso y no sabes cómo te entiendo.
    Besototes corazona linda!
    Yess

    ResponderEliminar
  4. No, pero investas la excusa para conocerlo. Te moves, haces, inventas. Aventuras...

    ResponderEliminar
  5. Tantas veces me sentí sola y el papel y la ducha fueron mis únicos testigos! Pero la vida me hizo darme cuenta de que vale tanto la pena respirar y seguir sosteniendo, porque siempre llegan tiempos mejores, siempre calma la tormenta y el hecho de que vos hoy me hayas usado de canal para expresarte hace que todo valga la pena. No te puedo explicar lo que esto significa para mi, te juro que me moviliza muchísimo y me siento valorada.
    Si alguna vez tenés ganas de hablar te paso mi msn: jaz.go@live.com.ar No estamos solos, hace rato me di cuenta de que siempre hay alguien del otro lado con un café en una mano y un pucho en la otra, esperando a que otra madrugada pase. Un beso enorme y estoy acá para cuando quieras! n.n

    ResponderEliminar

Gracias...