21 nov. 2011

Escuchada




Hablé tranquila, describí en oraciones completas y no tanto, todo lo que sentía. Lo que pienso lo expresé por otro camino, pero ambos, se conectaron perfectamente dentro del corazón al que apuntaba cuando las dije. Reconocí señales del impacto que provocó cierto tono que utilicé al decirlo, y aunque no obtuve la confirmación que buscaba, ciertos brillos filosos que reflejaron sus ojos fueron quienes hablaron, y no hubo razón para que lo hiciera su boca.
Su rostro estaba más allá del momento, pero no puedo detenerme a hablar de eso, porque de haber tenido frente a mí un espejo, no puedo explicar como me vería. Trataba de no herirme mientras explicaba razones que crecen en mí desde hace mucho, al tiempo que, por otro lado, juntaba trozo a trozo, el corazón que me ardía entre las manos.
No pude evitar sentirme tonta, pero sé, que ese es el símbolo de la sinceridad hecha carne, del sentir hecho verbo, y de la naturaleza que surge sola, cuando uno sabe que habla con la persona correcta... a pesar de todo, y aunque ese todo sea abstracto y concreto, o simple y complejo, o bien, increíble y real al mismo momento.



como puede alguien saberse uno 
sin un par que lo refleje
como puede uno sentirse más
sin un igual que le reste
y como puede alguien
creerse amado
sin la sensación constante
de
c o n t r a d e c i r s e

7 comentarios:

  1. me e n c a n t o tu entrada :)
    espero pases por mi blog lo tengo hace poco , nos seguimos ? un abrazo gigante <3

    ResponderEliminar
  2. me encantoo!!
    x esa razon te sigo ia :)

    ResponderEliminar
  3. Deseo de corazón que el título de tu entrada "Escuchada" haya tenido la recepción que esperabas, porque en el punto en el que ustedes se encuentran es muy importante, no sólo que se escuchen MUTUAMENTE, sino que SIENTAN lo que piensan.
    Mucha gente hace preguntas, pero poca gente escucha las respuestas.

    Un beso.
    M.m.

    P.D. Que linda imagen en movimiento =)
    me encantó!

    ResponderEliminar
  4. Escuchada... que difícil se hace poder ser escuchada un solo segundo cuando sentimos que las palabras hablan y hablan y los oídos se hacen sordos.

    Linda entrada, besos

    ResponderEliminar
  5. Son esas contradicciones las que nos juegan en contra. Son la cabeza en un lado,y el corazón en el otro. Muchas veces no sabemos a quién escuchar... Porque lo que la cabeza dice que te hará bien, la mayoría de las veces no es lo que el corazón quisiera... el simplemente no entiende, y no tenemos ningún control sobre él.
    Un abrazo linda.

    ResponderEliminar
  6. Que difícil aquello de la contradicción. De pronto, puede ser que el mismo amor sea la contradicción. Quién sabe (yo no).
    Un gusto leerte.

    Saludos.

    F.

    ResponderEliminar

Gracias...