26 nov. 2011

Inocente

 (Éste texto, y el anterior, son extensos, lo sé, pero a mi entender vale la pena exponerlos.Vale la pena detenerse un momento y no solo leerlos, sino también, porque no, pensar en ellos. Éste, particularmente, fue todo un desafío, me siento satisfecha, y aunque me hizo llorar un poco, quería compartirlo con ustedes)




Hoy tuve un día agitado, y no de ezoz agitadoz azí nomáz, zino agitado agitado. Me levantaron temprano y aunque rogué y ofrecí bezoz a cambio, no me dejaron zeguir durmiendo. Me abrieron la ventana, me dijeron arribaaaa! y de una oreja me zepararon de mis zábanas amadas.
Fui al baño de mal humor, arraztrando los pies por todos los pizos, mirando el zuelo, y solo dejándome mimar por mi perro. Lo acarizié mientras íbamos a la cocina y cuando miré en dirección a mi zilla, mi calvario se hizo todavía máz grande. En el rezpaldo me esperaba él, planchadito y prolijamente colgado, limpio y tan celezte como mis ojoz cuando está nublado, (y a ezo lo zé, porque ella ziempre me lo dice, no porque yo zolo me haya estado mirando), no, no.
Dezayuné tranquilo, claro que para eze momento ya no pude mantenerme callado y le rezpondí cada cosa que me preguntaba, zi eztaba rico, zi quería máz azúcar, zi estaba frío, zi quería otras mazitas...Y ez con ella no puedo!, haga lo que haga la amo y de ninguna manera podría eztar mucho tiempo enojado!. Y cuando me acarizia?...Diozito zanto! Que delizia!. Ni los dibujitoz prohibidoz cambiaría por zentir ezo!
Me llevó temprano, como ziempre, y aunque ya eztaban todoz en la puerta, a mi no me importó de nada. Eza cozita roza que llora todo el tiempo iba atráz, lejoz, como en otro auto, pero yo no, claro que no! Yo iba adelante emprolijadamente sentado! Eztiraba las piernaz cuando quería y cantábamos.
Cuando llegamos, me bajé despazito, para que no ze me arrugara la tela, agarré mis cozitas y como quien no quiere la coza, me di vuelta rápido y le tiré un bezito, (tampoco soy tan desalmado). Fuimoz a la puerta, mamá me dió un bezito y yo entré muy contento. Total, zabía en que número del reloj tenían que estar las agujas para que ella me buzcara.
Dezpuéz, todo pazó como ziempre, la chocolatada nomáz, fue distinta, estaba buenizima! Enzima nos dieron de ezaz mazitaz de chocolate que tengo en caza y pude ezconderme algunas para más tarde. Jugué muchízimo y me agarró zueño, la maestra me retó algunaz vezez pero yo no lo hice de nada de cazo. Total la conozco y ze que todo ze le paza al rato...
A la zalida, estaba nerviozo, había hecho un dibujo y por fin me habían zalido los corazones, ziempre quería dibujarle algunos y adentro nueztros nombrez pero lo que menos me zalía era ezo. Y me daba tanta bronca!!! Hoy sí, y máz loz miraba, loz veía máz hermozoz!!!.
La maeztra me soltó la mano cuando vió que ella llegaba, y yo corrí rápido rápido, la agarré fuertezízimo y le dí un grandote abrazo. Ella me alzó, me puso sobre su hombro y me dijo que me amaba, pero algo no eztaba como ziempre, porque mamá en ese momento, también lloraba. Me bajó, fuimoz hazta el auto y me subió re rápido. No escuché el llanto de la rosadita, ni ningún ruido de loz que ziempre hace, pero, como a veces me ezpera de la abu, no pregunté nada. Pero mamá seguía rara, como nervioza y dezcuidada, manejaba rápido y no me hablaba. Le pregunté si estaba bien y cuando quizo parar para ponerme bien el zinto, alguien aparezió de atrás y le habló al oído, yo ezcuché algo, le dijo que si hacía algo no la contaba o algo azí, no ze bien. Entonces ella siguió avanzando y dejó de acomodarme.
Le pregunté bajito quien era, ella me dijo que un amigo de papi, pero no ze porque no me pareció que fuera de zierto. Miré para atráz como dezcuidado y un zeñor que yo no había vizto nunca me saludó con la mano. Le devolví el zaludo y le pregunté como ze llamaba. Me dijo que Pedro y que grande que yo eztaba! Y mientraz charlábamoz noté que mamá lloraba.
Llegamos a caza y loz trez noz bajamoz juntos. Pedro me llevaba a mí, y atráz como corriendo ella no ze noz zeparaba. Adentro, me mandaron a jugar a mi pieza, y aunque yo no quería tuve que zubir y hazerlo. Al rato me olvidé de todo, jugué y jugué hazta que me pareció que ze hazía de noche, y como a eza hora siempre como mi zanguichito, quize zalir a ver que pazaba. Pero me acordé re depente. En el auto, cuando no terminó de acomodarme el zinto, mamá me dijo que si hoy hazía todo lo que me pedía, me iba a regalar un regalo. Y ezo no pazaba todoz loz días!. Entonzez hoy sí, voy a hazerle cazo.
Pero al rato empezé a ezcuchar ruidos, gritoz y hazta el aullido de mi perro. No era la voz de mamá, ni la de papá, tampoco de la abue, ni del nono, ninguna que yo zupiera. Me puze como nerviozo, hazta me dolió la panza. No ze me quedaban quietaz laz piernaz y las manoz me temblaban. Tenía miedo, y ezo no me guzta, nunca quiero ver películaz de terror por ezo, ni ir al baño de noche ni dormir con la luz apagada. Dezpacito abrí la puerta de mi pieza cuando ezcuché justo que mi mamá gritaba.
Noooooo! dijo ella muy fuerte y yo sin quererlo corrí hasta la sala, corrí lo más rápido que pude, como cuando papá me perzigue con zu dizfráz de ozo, o máz que cuando mi primo Jorge quiere pegarme por algo. Corrí, corrí, hazta que la ví a ella... Eztaba en el suelo, como mal acoztada, loz ojoz loz tenía zerrados y aunque la tocaba y la tocaba no me hablaba. No zé porque pero ezo me hizo llorar mucho, y la abrazé tan fuerte como pude, mis manitos no me rezpondían y ella eztaba pezada...le di bezoz, la llamé mamá! mamita! mamita linda! y nada...Cuando me acordé de que también eztaba Pedro la dejé para buzcarlo, pero cuando quize darme vuelta algo me pegó fuertezízimo en la cabeza y no me acuerdo de máz nada...
Al rato todo era azul, clarito clarito, me parecía ver nubez y zi eztiraba un poquitito laz manoz hazta laz tocaba. Me levanté de donde eztaba y caminé dezcalzo...cosa que nunca me dejaban...y a mi me guztaba tanto...Corrí un poco cuando vi que un gato me zeguía, no quería que me arañara, (ze como dolía ezo). Vi un caminito blanco y algo brillante adelante que me miraba. Me llamaba, era lindo, nunca había vizto algo como ezo, parezía como la vez que Jorge y yo vimoz por la ventana el tren que pazaba de noche...pero no ze...ezto ze parezía, pero no tanto...
Cuando cazi llegué hazta donde eztaba, un hombre grandizízimo ze me paró adelante, ocupaba todo el camino y no pude ver más la coza brillante. Levanté loz ojoz y le miré la cara, no ze la veía bien, pero algo me llamaba la atenzión, y no zabía que era...penzé y penzé hazta que me di cuenta!
Mamá me dijo, cuando fallezió el abuelo, el que me hazía mi ropa, que se había ido al zielo, a leer el diario con loz ángelez y a cozerle un traje blanco a Diozito, que vive en las eztrellas...
Entonzez me azerqué al hombre Blanco y me eztiré para agarrarle la mano, la toqué enzeguida y Él también agarró la mía. No le veía loz ojoz pero yo ya zabía quien era. Hizimoz unoz pazoz juntos y no aguanté maz y le dije...
Zeñor de Blanco, uzted ez Diozito?
Conoce a mi abuelo que haze ropa?
Me dize donde está mamá, que quiero ver si ya eztá dezpierta?


Me miró dezde arriba y dezpazito me dijo...
Este traje que me hizo tu abuelito me queda hermoso, y me dijo que te diga que te quiere mucho, somos amigos y siempre leemos el diario juntos, hablamos de vos y de tu hermanita. Tu mamá, va a estar un tiempo conmigo, vamos a hacer un viaje de grandes y vos no vas a poder acompañarnos...
Tenes que volver...mucha gente te espera...


Dezpuéz de ezo, no zé! 
La luz ya no eztaba, el Zeñor tampoco, y el camino menoz... Yo arbí loz ojoz pero zeguía teniendo zueño. Loz arbí lo máz que pude y como atráz de un vidrio vi a mi papá que me miraba...Me reí de verlo, lo saludé con una manito y me dormí de nuevo...
Alrededor mío había muchaz mujerez veztidas de verde y un hombre que me agarraba el brazo...
Y antez de dormirme ezcuché que todoz dezían...


Pobre inocente...

Pero yo no zé...no entendía nada...

2 comentarios:

  1. Qué fuerte!!!! se me puso la piel de gallina...

    ResponderEliminar
  2. Eres una gran creativa. Lo que debio tomarte desarrollar esta conmovedora historia.

    Es esto justamente de lo que me hablaban mis Maestros, hablar desde la perspectiva de otros personajes, de otros elementos que no caigan dentro del "Yoismo".
    Ojala pudiera escribir como tu :]

    Mi admiración, siempre.
    Mar

    ResponderEliminar

Gracias...