28 nov. 2011

Tarde

El día es demasiado largo si me siento a esperarte, si creo verte en todos lados cuando solo estás arrinconado donde yo no pueda verte. El tiempo se me hace corto cuando pienso en lo que podríamos estar haciendo, y terriblemente largo cuando entiendo que, simplemente, no se puede.
Es por eso que te regalo ésta imagen, contando solo, con que, quizás, en algún momento de tu día, te detengas a verla.
Porque yo estuve ahí, sola, feliz e imaginándote. Estuve al borde del camino siempre, cuidando que nada te pasara, que nadie te golpee, que nadie te abandone y que nunca, ninguna tristeza pudiera tocarte. Pero como nunca me viste me fui, me cansé y estoy muy lejos.
Ahora soy un menos, nada que te importe ni que deje de hacerlo. Y tampoco me angustia, porque estoy tranquila y convencida de algo.
Fui lo que necesitabas en el momento equivocado, pero aprendí que cuando me necesites voy a estar  convertida en recuerdo, y solo vas a poder tocarme, cuando yo te deje.

2 comentarios:

  1. "Fui lo que necesitabas en el momento
    equivocado..."

    No podemos controlar esos momentos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. pufff me siento identificada, solamente que yo no lo voy a dejar, ya tengo a alguien más que me toque :)

    ResponderEliminar

Gracias...