7 mar. 2012

Sí...eso...que estoy sintiéndolo todo...todo junto...


Quería escribir sobre tus ojos, y decir que aunque la posición de tu rostro es inversa a la mía, la luz que emanan logra acaricrame tan adentro que hasta siento como me quema. Quería escribir sobre tu pelo, y cerrar los ojos al imaginarlo entre mis dedos, al igual que tu cuerpo. Quería explorar un nuevo idioma para darle significado a tu personalidad, y explicar de algún modo todo lo que me inspira, lo que despierta en mi y todo lo otro, lo que no digo...lo que, a nadie además de mí, le dije nunca...
Pero no pude...nunca pude hacerlo.
Cuando más me esfuerzo por transmitir lo que siento es cuando más lloro, cuando más me emociono y cuando más me ahogo con cada sentimiento que me atravieza la garganta de solo pretender escribirlo. Cuando más me duele el pecho y cuando más me callo, cuando toda mi estructura se desmorona y cada latido literario toma autoría propia, y decide seguro de si mismo que es lo que quiere que yo escriba.
Sinceramente hoy no esperaba nada, no planeaba escribir ni sentirme con la abrumadora necesidad de hacerlo, pero, me conocés y sabes de que modo funciono. No hace falta que te diga que solo fluye dentro mío y debo darle vida en ese momento. Debo redactarlo para luego poder leerlo y saber que es lo que me pasa, el porque, o simplemente, como en la mayoría de las veces, solo perderme de nuevo en ello.
Nunca escribo cartas, no se, no me gusta ni creo que sea mi forma de expresión, pero, como suele decirse... a veces el día te despierta con una sorpresa y nada de lo convencional tiene sentido alguno. Eso fue lo que me pasó......algo tan...indescriptible que no puedo siquiera explicártelo. Igualmente sabes que cuando digo eso es que...sí, eso...que estoy sintiéndolo todo, todo junto...
Pocas veces en mi vida me animé a experimentar con las distancias, muy pocas, una, que viene a mi memoria en este momento, fue eso que llaman "una locura", y aunque lo se, no me arrepiento!!. Me tomé un colectivo hacia un pueblo que quedaba muy lejos de mi casa y me fui sola, completamente sola...llevé mi mochila y ahora que pienso bien en eso, en esa oportunidad escribí una carta (no como esta, al contrario, era muy muy básica ahora que lo analizo desde esta época, desde esta edad y desde este momento). 
Es que, eran esos ojos...una mirada tan única como jamás había visto en toda mi vida, unas pestañas perfectas, negras, largas y suaves, muy suaves...era un reflejo mío que jamás había descubierto, una especie de visión de mi misma pero dentro de otro cuerpo, y, como seguro entenderás de que hablo, no iba a dejar que pasara. No iba a dejar que se escapara una persona de ese tipo. 
Al bajar del colectivo comencé a preguntar todo lo que podía, caminé tanto que me dolieron las piernas durante varios días, pero, finalmente, encontré donde vivía. Estando cerca de su puerta podía oler su perfume, sentir sus manos en mi pelo, y recordar como disfrutamos de la noche mirando las estrellas, (a propósito, nunca más, nunca, nunca, volví a ver un cielo como ese), estaba lleno de estrellas por donde miraras, era fascinante y brillaba tanto que hacía que adorara mucho más el perfil de sus ojos.
Toqué a la puerta y no atendió nadie, estuve largo tiempo esperando, y no cambiaba nada. Luego comencé a pensar en mi mamá, que no sabía realmente donde yo estaba y en que no merecía nada de esto, entonces comencé a escribirle una carta. Recuerdo que la escribí con birome verde, y que, por aquel entonces, yo tenía una letra horrible...recuerdo que me temblaban los dedos, y donde la dejé, para que la viera, para que pudiera encontrarla.Volví a casa, y después de eso, el cartero me trajo la noticia de que había regresado con alguien de su pasado...recuerdo que en aquel momento sufrí mucho y entendí que por más clara que parezca una mirada no tiene porque ser así también la esencia del alma...
Después de eso, años más tarde, la distancia nuevamente llegó a mi vida, curiosamente, de la mano de otra mirada, de unos ojos tan verdes como no creía que existieran, y todo tuvo su comienzo de nuevo. La belleza era indiscutible, el alma, los pensamientos, las convicciones, todo, pero había algo que no llegaba a parecerme suficiente. No pido nada que no sea necesario, no me importa la posición ni esas vanalidades que la gente mira, sabes que no soy de esas, pero francamente había algo oculto que me faltaba. Vivía mucho más lejos de mi casa, y aunque lo intenté durante bastante tiempo, lo que llegué q sentir no era el tipo de amor que yo buscaba.
No puedo estar lejos de lo que quiero, es imposible, siento que tengo que darlo todo, y de ese modo no puedo. No puedo acariciar en sueños, besar en conversaciones telefónicas y mucho menos amar en fines de semanas esporádicos. Lo que yo necesité y necesitaba siempre era cercanía, seguridad, plenitud y, por sobre todo, confianza. Y fue por todo eso mismo que las cosas no funcionaron, no pude someterme al cambio y fue imposible que los kilómetros no influyeran en eso.
Pero hoy podría amoldarme a algo distinto, muy distinto. Por vos lo haría...lo haría todo...
Me duele decírtelo, porque tengo miedo de asustarte, tengo miedo de romper lo que tenemos y solo por mi sinceridad de siempre, por no poder hablarte sin mirarte a los ojos...sí, a los tuyos...los que me esperaban desde aquellos años y para siempre, los únicos que verdaderamente me reflejan y aún en imágenes también me pertenecen...
No me importaria acercarte mi piel de otra forma, buscar el modo de sentirte y encontrar nuestro propio camino más alla de todo. No me importaría que la distancia me afecte, si se que después de eso, podemos correspondernos definitivamente.
Por favor no te enojes, ni te confundas con todo esto, estaba acostumbrada a no decírtelo, pero vos me golpeaste de frente, bien de frente, puede que no sepas de que hablo, pero aunque haya sido absolutamente inconciente me provocaste todo esto.
Es difícíl mantener relaciones con las personas cuando estas te lo dicen todo directamente, te he contado mis experiencias al respecto, pero, también sabes que es mi forma de manejarme en la vida, y aunque intentara hacerlo de otro modo no podría. Ser de esta forma me ha alejado de mucha gente, y duele, duele mucho...
Hoy va a ser un día muy distinto, y espero saber como vivirlo, porque voy a sentirme sola, pequeña, indefensa y completamente vacía...
Ahora soy solo un cuerpo que contiene un espacio en blanco, porque mi corazón, todo entero, mi vida, acabo de entregártelo con estas líneas...




Con espacio solo para las lágrimas
me despido...

7 comentarios:

  1. Amiga.. si tan sólo pudiera expresar lo que sentí al leerte. Y la longitud del texto, por Dios... es maravillosa, POR FIN! encuentro un relato con la longitud de los míos.. y me emociona, a tal punto que estoy temblando...de alegría.
    Ni siquiera lo puedo explicar..
    No me hagas caso.

    Este escrito es lo mejor que te leído. Tiene una exquisita, una extraordinaria narrativa. Y no es que lo demás no lo sean, pero este en particular, me parece tan.. generoso..tan noble, nostálgico, romántico... porque... abres tu corazón para entregar todos estos preciados secretos, tiempos, circunstancias, aires lejanos, evocaciones... que yo..no conocía de ti.
    Y las miradas.. esas miradas...que describes, esos ojos, y las sensaciones y las emociones. WOW!
    Estoy muy emocionada, créeme.. de verdad :]

    Y ¿sabes? sin que lo notarás (yo lo he notado) en tus líneas finales simplemente has querido decir lo siguiente.. acabo de entregar ....

    MI VIDA ... EN PALABRAS

    Te quiero amiga
    Beso

    P.D. Ojala pudiera limpiar tus lágrimas y abrazarte por horas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste que extenso es??? Increíble!

      Cada situación de mi vida, y más específicamente en este texto, han estado marcada por las miradas. Pasa que también yo me centro mucho en ello, entonces siempre que conozco a alguien me pierdo mientras solo miro.
      Capaz estoy en silencio o hablando mucho, pero interiormente estoy interrogando, acariciando, y tratando de conocer lo que hay detrás de los ojos.
      Cada una de estas experiencias fueron muy difíciles en mi vida, el hecho de querer comenzar algo cuando la distancia está en medio es algo muy complicado, y casi siempre, se me ha presentado todo de ese modo. Además, nunca renuncio de entrada a algo, como te habrás dado cuenta, persigo lo que quiero hasta las más profundas consecuencias, aunque nunca hayan sido buenas. Yo estoy tranquila y hoy puedo contar todo esto, lo que hecho cuando realmente sentía algo por alguien.

      Me encanta que te haya gustado y que lo hayas unido a mi otro Blog, el que amo.

      Yo también te quiero.
      Ojalá pudieras abrazarme...en infinidad de momentos sería muy reconfortante...

      Eliminar
  2. siento que cualquier letra que escriba, escapa completamente a la esencia de esta entrada. tan tuyo. tan de ustedes. tan sincero. tan transparente. tan audaz. porque hay que escribirlo. en realidad, hay que escribirlo y poder entregarlo. porque a modo de desahogo muchos escribimos todos los dias, pero al menos yo jamas muestro lo que escribo. de hecho voy a cnfesarte algo. nadie que me conozca en persona conoce mi blog ni mis escritos. siempre escribi para desahoagarme y nada mas. me cuesta mucho abrirme, tal vez tantas cosas algunas dursimas y otras no tanto guardadas adentro generan que hablar de sentimientos -ya sean lindos o feos- sea una bomba contra reloj. siempre me senti muy identificado con tus letras y escritos, siempre tan cargados de sentimientos, con tanta fuerza que pareciera que esa presion que repercute desde el centro del pecho hasta todas las extremidades de nuestro cuerpo (a veces de angustia, a veces de tristeza, a veces de melancolia, a veces de placer) no puede sustentarse mucho mas tiempo plasmada asi en palabras y llegan entonces mas alla. donde no existen letras, numeros o simbologias, solo intensidad. escribir porque no sale de otra forma. por momentos hacerlo porque la mano se mueve "sola" y uno parece estar atonito por la facilidad con que se nos escapan las palabras -como sentimientos que ya no caben en nuestro interior y tienen que salir por algun lad- y otras veces como hojas en blanco por tener tanto adentro sin saber como se llama ni como describirlo.
    sos sincera. sos real.
    sos infinita.

    de todas las acepciones de la palabra vacio, la que le has dado, o te toca vivir.. es la mejor.

    un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que a mi me pasa exactamente lo mismo que a vos? NADIE, NINGUNA de las personas que me conoce personalmente sabe de mi Blog, no lo conocen ni se los presentaré nunca.
      Es que, todo esto es tan mío que no podría darles lugar para conocerlo, para conocerme de este modo. Soy muy yo en cada texto que solo quienes realmente conocen mi esencia, como ustedes dos Marlene y vos, pueden llegar a interpretar lo que soy y todo lo que siento cada vez que escribo.
      No te pasa que pensás y en muchos casos también sabes que quienes te conocen en personas solo se burlarían de tus escritos y de tu amor por la escritura?... a mi sí, todo el tiempo...
      Y no soportaría eso...
      Alguien puede conocerte desde hace muchos años, pero finalmente, no saber quien sos en realidad...profundamente...

      Mi mano casi siempre escribe sola, y luego me sorprende como no lo esperaba, aunque, realmente, son mis sentimientos los que atraviezan mi capacidad motriz y fluyen en silencio a travez de mis dedos.

      Un beso muy muy grande.
      Gracias por tu percepción de mi escritura, me provoca un placer enorme y leerte es algo que podría hacer durante horas.

      Te quiero amigo.

      Eliminar
  3. Preciosa carta... pude sentir cada una de tus palabras... tan simples y tan definidas... pude imaginar cada escenario, cada latido, cada mirada, cada sollozo, cada ilusión. Debería yo escribir una carta de éstas... por salud mental y emocional... ya que no me permiten ni hablar ni ser escuchada.... quiero partir lejos como tu lo hiciste y encontrar el amor en el mar... en la tranquilidad que solo te produce un alma quieta y en orden. La locura merodea por aquí.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Amiga Nati, creeme que he pasado por algo parecido a lo que te está pasando, y me sentía ahogada de un modo muy muy oscuro.
    El no hablar y el no poder ser escuchada es una forma de anulación a uno mismo tan grande que puede llegar a hacernos creer débiles, o menos que otro, y eso es algo horrible.

    Solo hay que tomar fuerzas, y estar dispuesto a afrontar todas las consecuencias (que pocas veces son buenas), y buscar la forma de expresarnos.
    Y si es necesario gritar, para poder ser escuchados.
    Es un DERECHO. y nadie ni ninguna circunstancia puede quitárnoslo.

    Gracias por comentar siempre y ojalá te sientas mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo único que me tiene tranquila dentro de todo éste mar de emociones desbordantes y todo lo que me hace ruido... es saber que hice todo lo que estaba en mis manos. ya no puedo simplemente llegar más allá.
      Un gran abrazo estés donde estés... nos encontramos aquí como siempre.

      Eliminar

Gracias...