5 mar. 2012

Todo esto pasa por un simple motivo...

La espalda antepone excusas que el pecho no entiende y duele, duele tanto que es imposible recordar si el dolor tenía significado antes de este momento. El aire oprime mucho, aprieta lo más fuerte que puede y ahorca todos los esfuerzos que hago por no sentirlo.
Cada vibración de mi corazón se magnifica, retumba implacable en espasmos cadavéricos que me ciegan, la latitud del espacio está mucho más lejos que mis pensamientos y ya no siento lo mismo. Mis pies, arena movediza que mantiene la firmeza de mi cuerpo, parece fluir con el mismo calor del infierno y mi mente tan lejana como estúpida me repite lo que no quiero, la razón de todo esto y por lo mismo que no puedo dejar de sentirme triste...
todo esto pasa por un simple motivo...
solo uno...


...te estás despidiendo...

2 comentarios:

  1. te estas despidiendo .. y yo ya no se que mas hacer para que te quedes aqui conmigo ..

    ResponderEliminar
  2. no existen las despedidas, porque no existen los fianles (no estoy seguro que eso salio de mi, o lo escuche en algun lugar). sin embargo, como duelen.
    siendo una persona que me encanta viajar, no puedo acostumbrarme a las despedidas.
    No escribo seguido, ni comento seguido ya que por donde estuve no me era posible, pero nunca te deje de leer. Un saludo grande desde la lejania.

    ResponderEliminar

Gracias...