24 feb. 2015

6:00 am

amanecí en compañía, hoy, pero no tuya
amor de mi vida
te fuiste temprano y dejaste silencio
cosas en el piso
papeles en la mesa
luces apagadas 
y en mi pie izquierdo tu eterna caricia

amanecí en soledad, hoy, que el verano vuelve y me molesta
tan lejos de las hojas de ese árbol que aun no cae
pero tan cerca
tanto...
que siento poder tocarlo si es que el viento me deja
y me permito decirte
quiero verte siempre perdido
para que en mi te encuentres
y no quieras irte 
más jamas
más siempre
o más nunca

me levanté temprano, tanto como fue posible
anoche fue cansancio, tarde veneno, mañana rutina
y todo mi amor en sus deditos
ayer fue un día de esos
porcionado por relojes que no importan
porque nos adueñamos del tiempo

amanecí temprano, hoy, amor de mi vida
ya te fuiste y te escribo
un mensaje que desea buen día
o el mejor de todo lo posible

abrí la ventana y entraste en silencio
mañana de noche
luz de día
 ...
 ..
 .

4 comentarios:

  1. Un poema precioso, aunque triste.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Benditos los días de los relojes que no importan. Benditos los días que empiezan con poemas abriendo las ventanas. Y con mensajes de buenos días al amor de una vida :)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente.
      Bendecidos de existir y coexistir con, y gracias a ellos. Porque no abundan.

      Gracias!

      Eliminar

Gracias...