24 may. 2015

Y es como si quisiera otra cosa, algo nuevo, algo que logre hacerme salir del circulo que conozco,  y presentarme algún tipo de riesgo. Crucé las lineas hace mucho, y se que tengo lo que tantos otros quieren...tantos... Pero a veces no me gusta, me ahoga, me reprime y hace que me sienta fuera de lugar la mayoría del tiempo, viviendo fuera del cuerpo todo lo que late dentro de mi mente.
Se parece al fuego y no quiero que me queme, porque el día que lo haga temo dejar todo lo que tengo e irme lejos, para probar un poco de cada cosa que no conozco y acostumbrarme...
No, tampoco es eso lo que quiero. Pero si fuera posible desearía ya no pensar mas en los porques que me lo dividen todo. No quedarme quieta para ver si el viento me lleva donde debo estar y no donde estuve siempre.
Y es que 15 años es demasiado tiempo. Y yo jamas había estado en un mismo lugar ni siquiera un segundo. Aun cuando sus brazos son el espacio perfecto que Dios ha creado para el descanso de mi alma y cuerpo.

2 comentarios:

  1. "procuro olvidarte
    siguiendo la ruta de un pájaro herido"

    ResponderEliminar
  2. A veces es complicado huir cuando no sabes hacia dónde. Pero quizás sea la mejor opción.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias...