19 ene. 2015

R, N y L

R tiene una familia modelo, la quieren todos y no pasa desapercibida para nadie. Es linda, a consideraciones exageradas se diría hermosa, y es lo que piensa ella misma. Lo tiene todo. O al día de hoy, mejor y sinceramente dicho, lo tenia.
Sabe decir con la mirada y callar con la boca, varios hombres y no tanto han sucumbido a sus encantos. Tiene algo que la distingue sin ser distinguida, y le falta un toque de humildad. Es buena, le hicieron  creer que podía hacer mucho y creo que no colmó sus expectativas. Pero no lo dice ni lo dirá nunca. Es un poco soberbia y astuta.
N es humilde, viene de más abajo que todas, nunca tuvo nada y siempre cargando con sus capacidades a cuestas. Inteligente mas que todos y nada, intuye las cosas antes de que pasen y sirviéndose de eso, hace que las situaciones y las palabras de quienes le mienten, finalmente se lo demuestren.
Pero no dice nada, las cosas de ese tipo se las guarda, las acumula en su hoja de vida y abre armarios donde guardar los cuadernos que se rebasan. A veces se siente cansada.
Estuvo para todas siempre que fue y no necesario, aportando lo que pudo o lo que se necesitaba. Siente que no fue valorada. Le molesta sentirse menos porque sabe que no lo es, sino que le digan blanco cuando es negro y al revés.
Ahora tiene, podría decirse que todo, considerando esto ultimo como el conjunto de cosas que dan ganas de levantarse todos los días, o de agradecer en silencio de noche. Los detalles que conllevan a sentirse única y ciertamente querida. Materialmente  hablando, seria un punto intermedio.
Y L...L es...una buena persona. De sentimientos nobles y orígenes simples, fundada en medio del amor y las creencias mas primitivas. Con valores, carácter y corazón enorme. Llena de luz y una espontaneidad pocas veces vista. No le gusta lo que tenga que ver con los números, pero a pesar de eso, ha encontrado como configurarse en la matemática de su vida. Le va bien. Se lo merece. Es justa.
Ha vivido situaciones tristes, algunas naturales y otras que escapaban a su forma de hacer las cosas y aunque le costo mucho, lo dejo atrás lo mejo que pudo.
Podría decirse que la vida les paso por encima. La misma edad las junta pero a su vez las separa por caminos.
R tuvo un hijo porque N lo tuvo primero. Esa sola con él porque eligió mal el compañero. Dejo de hablar con N y la mató la envidia. No supo que hacer y se borro del mapa. Al final no era tan linda.
N es feliz con su bebe y su novio/marido. Tiene algunos problemas. Felizmente se solucionan con dinero, que no tiene, pero en el fondo esta colmada de cosas simples. No habla con R. Quiere que este bien. Punto.
Y L...tantas veces dejada de lado por R, abandonada esperando llamadas que no fueron, esperando explicaciones que no le dieron. Le demostró a N ser una persona de fierro, pero...no renunció a su magnanimidad y volvió a caer en las redes de R.

Y aun así...
como me decepcionaste L...
como me decepcionaste...

7 comentarios:

  1. He leido atentamente y encuentro algunas cosas ocultas en la trama, sin dudas se trata de cuestiones personales sobre las que no opinaré.
    Solo digo que el alma humana es muy compleja, es natural en el ser humano la envidia tanto como la felicidad, pero ambas dependen de los momentos y de como se han dado las cosas en la vida de una persona.
    Pasé y dejo saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sin embargo, me gustaria saber que encontras detras del texto y tambien tus opiniones al respecto.
    Gracias de todos modos!!

    ResponderEliminar
  3. y despues decis que no entendés lo que yo escribo, jajjaa
    besos!
    M.

    ResponderEliminar
  4. Siento como que al final del texto.. queda algo de rencor, y además mucha melancolía.
    En realidad me dejas con la intriga, a medida que iba leyendo, pensaba que L era la más noble, la más pura, mi preferente entre todas las demás, y de repente ver esa decepción impacta.
    Supongo que así es la vida, tomamos caminos y nos llevamos sorpresas.. unas peores que otras.
    Ojalá nada empeore, las decepciones nunca son buenas.
    Un beso muy, muy grande. Me gusta leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que nadie puede interferir sobre las opiniones y cambios de pensamientos que tienen otro, ya que esto forma parte de lo llamado ser libre.
      Pero junto o lejos de esto viene otra cosa, la gente que se arrastra en esos cambios repentinos. No creo que sea rencor, es mas, creo que la palabra decepciona es la justa. Al saber fielmente como son y fueron las cosas, que finalmente se vuelva a caer con quien mas de una vez te ha hecho sufrir y mas cosas que no vienen al caso...es así...te deja melancolía.
      Preguntas como...porque ese cambio de actitud, si sabes como es esa persona? Arriesgarte de nuevo con alguien así para terminar por conseguir nada?

      Eliminar

Gracias...